¿Qué es La Creación del Valor Compartido?

¿Qué es La Creación del Valor Compartido?

Atrás queda la concepción empresarial de la maximización de beneficio como único objetivo empresarial, incluyendo en este, con su variación, a las administraciones públicas y entes mixtos: el beneficio social. La realidad económica, social y política del siglo XXI ha puesto de relieve otras exigencias, quizás potenciadas por las recientes concatenaciones de crisis globales y el cuestionamiento de los modelos productivos, democráticos, educativos y organizativos.

Una sociedad más global e interconectada, con información ilimitada accesible y con un nivel de formación más elevada, ha sabido reconocer la necesidad de cambio en las diversas estructuras que conforman su entorno y en la exigible transformación que precisan.

Las empresas no pueden ni deben conformarse con una creación de beneficio o rédito económico para sus accionistas, ni tan siquiera una creación de valor acumulativo para la compañía, su organización y marca. Ese modelo del siglo XX ha tocado fin y se ha demostrado innecesario y falto de respuestas por la realidad del nuevo siglo.

Las empresas, las administraciones públicas, las instituciones y organizaciones, es decir, todo agente social, económico y político, debe ser consciente, consecuente y coherente, con su realidad y el papel que juega, o puede llegar a jugar, en el entorno en que se desarrolla.

La Creación del Valor Compartido requiere, por tanto, de una concepción global, presencial, comunicativa y activa, en su ámbito de desempeño. Debe entenderse como una inclusión de los grupos de interés como parte de las organizaciones, sin diferenciar entre externos e internos, pues nada los separa. Y, por tanto, verse en la obligación de crear valor y compartirlo con todos ellos.

Nos referimos por tanto a La Creación del Valor Compartido como una ampliación de la perspectiva y el alcance de las organizaciones en una visión de 360º. Una incorporación en el “ADN” de las organizaciones de una esencia y visión más exigente, que haga de su futuro una realidad sostenible, responsable, trasparente, ecológica y que comparta esa misión y el valor generado con el entorno social y político donde realice su labor.

Retornar a las organizaciones una concepción donde la persona sea el centro, sin dejar atrás su lógico objetivo de beneficio, social y económico. Comprenderse como capaz y obligado a corregir errores pasados. Obligarse a compartir y propiciar un mundo más justo, más sostenible y respetuoso con el entorno. Reconocerse como privilegiado y compartir parte de la riqueza generada con los que no cuentan con esa oportunidad. Favorecer un crecimiento global y ser parte de él. Aprovechar su posición y representatividad para promover cambios sociales y políticos.

Así entendemos desde el Instituto Internacional del Valor Compartido la oportunidad y compromiso de La Creación del Valor Compartido. Por eso existimos y ese fin nos mueve. Compartamos la ilusión y la exigencia. Creamos en nuestra capacidad y en nuestra valía.

Sin comentarios

Publicar un comentario